cabecera1cabecera2cabecera3

Salud y Bienestar

Queridos Reyes Magos: este año quiero consumo responsable por Navidad

Salud y Bienestar - Salud y Bienestar

compras

 

Las Navidades ya están a la vuelta de la esquina. Ya huele a turrón, roscón y polvorones. Ya se escuchan los villancicos y a los niños de San Idelfonso. Ya se ven las luces y todo tipo de adornos navideños que decoran los centros comerciales, los escaparates y las calles. Ya llegan los reyes magos, las cenas con familiares y amigos, y las compras.

 

La Navidad es un momento de reunión, de ilusión, de tradición, de compartir y de disfrutar de las pequeñas cosas de la vida. Sin embargo, con el paso de los años, esta fecha se ha convertido en un momento para el derroche y el consumismo.

 

Este año, con la recuperación de la economía en marcha y la publicidad seduciéndonos con más de un mes de antelación, las previsiones apuntan a que los españoles gastarán de media 682 euros en Navidad, un 4% más que el año pasado.

 

Sin embargo, paralelamente, cada vez más, parece que las tendencias de consumo responsable y desarrollo sostenible ganan más adeptos. El nuevo perfil del consumidor español es un consumidor más exigente, más solidario y responsable.

 

Precisamente, uno de los principios básicos del consumo responsable es no gastar por gastar. Y, aunque el ambiente navideño nos lo ponga difícil, debemos hacer un esfuerzo por meditar de qué manera podemos celebrar las fiestas sin derrochar dinero, energía y recursos.

 

En navidad, más que nunca, debemos tener presente las reglas de oro del consumidor responsable: reducir, reciclar y reutilizar para no gastar innecesariamente y disfrutar de una Navidad sostenible y respetuosa con el medio ambiente.

 

En lo que respecta a nuestro sector, la sociedad se va siendo consciente de que todos somos responsables, cada uno en su papel, para evitar el desperdicio de alimentos y fomentar un consumo responsable. Todos los actores implicados, productores, distribuidores y consumidores, desempeñamos un papel determinante en la consolidación de un consumo responsable en esta época. Unos y otros debemos predicar con el ejemplo, informar y concienciar del necesario equilibrio entre economía, sociedad y medioambiente.

 

En Calidad Pascual, por ejemplo,apostamos por la prevención del desperdicio alimentario a través de distintas acciones o grupos de trabajo existentes en la Federación Española de Industrias de Alimentación y Bebidas (FIAB) y la Asociación de Fabricantes y Distribuidores (AECOC).

 

Entonces, ¿podemos disfrutar de estas fiestas sin necesidad de consumir sin medida? Por supuesto que sí. Asumamos el reto. Creemos nuevas tradiciones que pongan el énfasis en una forma de celebración más justa social y ambientalmente. Aprovechemos el ambiente navideño que invita a la reflexión para analizar nuestros hábitos y canalizar nuestro primer impulso consumista hacia un consumo responsable, social y medioambiental. Ese el auténtico regalo que, por mi parte, les deseo estas navidades.

 

Francisco Hevia, director de Responsabilidad Corporativay Comunicación de Calidad Pascual

 

Pon un psicólogo en tu vida

Salud y Bienestar - Salud y Bienestar

psico

 

 

En los tiempos que corren, todos sabemos que la vida no es fácil. Normalmente, vamos superando los baches que nos encontramos. Pero en ocasiones, como suelen decir "las desgracias nunca vienen solas" y a algunos les toca vivir situaciones muy complicadas. Además, lejos de ver la solución, ésta se tuerce cada vez más, e incluso, se suman más problemas con los que no contábamos.

¿Qué podemos hacer? Lo primero, aunque suene brusco, aceptar que la vida es así. Los problemas y situaciones que tenemos que resolver, forman parte de nuestro qué hacer diario. No son producto de la mala suerte, ni de que nos haya mirado un tuerto. La cuestión es poder vivirlo como retos o situaciones a superar, no como algo negativo y negro. El verlo como un reto, nos anima a actuar, nos pone en marcha para llegar a solucionarlo, o por lo menos nos mueve a salir del estado de bloqueo. Sin embargo, vivirlo como algo negativo, que no podemos cambiar, nos paraliza.

 

Es cierto, que muchas veces no podemos hacer nada por cambiar las circunstancias. Esta es la primera señal, que nos indica que hay que aceptarlo como viene. Pero no se trata de quedarnos ahí, y resignarse, que es lo que tendemos a hacer. Hay que ir más allá, adaptarse a lo que toca, como un camaleón se adapta al fondo. Aunque esto no es fácil y nos cueste más, también forma parte de nuestra naturaleza humana. Sólo tienes que echar la vista atrás y darte cuenta de todo lo superado hasta ahora. El ser humano estamos preparados para superar todo lo que se ponga por delante, a unos les cuesta más a otros menos, pero todos lo superamos, finalmente. El adaptarse a las nuevas circunstancias, nos abre la mente y nos deja vislumbrar posibles alternativas con las que no contábamos. En vez de convertirse en un problema, pasa a ser un reto y se convierte en una nueva oportunidad.

 

Por otro lado, en los últimos años en España está aumentando el uso de medicamentos para calmar la ansiedad y los estados depresivos. Esto puede aliviar de manera momentánea, pero no soluciona, ni cambia las situaciones a nuestro alrededor. Ante cualquier dolencia, normalmente tenemos la costumbre de acudir al médico, pero ¿por qué no hacemos lo mismo cuando nos encontramos mal psicológicamente? En este caso, es importante ponerse en manos de un psicólogo para trabajar a nivel emocional la aceptación de las circunstancias puntuales de nuestra vida. El psicólogo nos ayudará desde distintas áreas o en distintos aspectos de nuestra vida.

 

En primer lugar, el psicólogo escucha sin juzgar, cosa que familiares o amigos con toda su buena intención pueden hacer, pero si están implicados en esa misma situación, siempre habrá un punto en el que la persona no se sentirá comprendida o apoyada. El psicólogo, sin embargo, es imparcial y puede darle una visión externa de la situación. En este caso, nos ayuda a comprender mejor la situación. Otra aportación es proporcionarte estrategias y habilidades que, entrenándolas se pueden llevar a la práctica diaria. El propósito, es poder enfrentar las nuevas situaciones con otra perspectiva y con una serie de herramientas para estar más preparados.

 

Además, un psicólogo experimentado, puede hacernos ver otros casos, es decir, personas que han pasado por lo mismo y finalmente han salido de ese tipo de situaciones. Este aspecto hace ver que lo que nos crea frustración en ese momento, tiene un futuro mejor y la situación, lejos de ser eterna, es temporal.

 

Está comprobado que, como dije antes, el ser humano es capaz de salir airoso de todo tipo de situaciones, antes o después. Pero si en esos momentos tan malos, en vez de quedarnos paralizados sin saber qué hacer, obtenemos la ayuda del profesional adecuado, podremos salir antes de esa situación incómoda y dolorosa, que, al prolongarse en el tiempo, nos pueda traer otros problemas añadidos.

 

 

Visita mi BLOG: vivirlapsicologia.wordpress.com

 

La importancia de leer las etiquetas de los alimentos

Salud y Bienestar - Salud y Bienestar

etiqw

 

 

La etiqueta de un producto destinado a la alimentación es la principal fuente de información para los consumidores, y les permite llevar a cabo una elección consciente sobre cómo alimentarse de forma saludable a través de una dieta sana y equilibrada.

 

A partir de la entrada en vigor Reglamento europeo nº 1169/2011 la industria alimentaria pone a disposición de los consumidores la información nutricional obligatoria: valor energético, grasas, ácidos grasos saturados, hidratos de carbono, azúcares, proteínas y sal.

 

Asimismo, tendrá carácter obligatorio indicar el contenido por 100mg o ml, con el objetivo de que el consumidor pueda comparar el valor nutricional de los productos que está comprando.

 

Según el artículo 2 de la Ley General para la defensa de los Consumidores y Usuarios se reconocen como derechos básicos la información sobre los productos. La protección de sus intereses económicos y sociales, para garantizar la libertad y racionalidad en el consumo y fomentar la prevención de posibles riesgos derivados del consumo de alimentos.

¿Cómo debe ser una etiqueta?

La etiqueta de cualquier producto destinado a la alimentación debe cumplir una serie de requisitos básicos como: ser fácilmente comprensible, estar ubicada en un lugar destacado en el que sea fácilmente visible, y ser claramente legible e indeleble.

 

Dentro del mismo espacio visual debe aparecer reflejada la denominación de venta, la cantidad neta y la fecha de caducidad.

 

Los principales objetivos del etiquetado son:

1. Mejorar la seguridad alimentaria de nuestra dieta

2. Contribuir a la economía familiar

3. Mejorar nuestros hábitos alimentarios

 

Fuente: Asozumos

 

Alimentos que nos ayudan a cuidar nuestra visión

Salud y Bienestar - Salud y Bienestar

comidw

 

 

Con el objetivo de concienciar o sensibilizar a las personas acerca de la importancia que tiene prevenir y tratar la pérdida de visión, aquí van algunos consejos sobre cómo la alimentación nos puede ayudar a mantener la salud visual. Porque no solo comer “zanahorias” es bueno para la vista. Disponemos de muchos más alimentos a nuestro alrededor capaces de brindar beneficios a nuestra visión, como la prevención de enfermedades oculares.

 

Todos sabemos que el aporte de vitamina A es bueno para los ojos, pero además existen muchos alimentos que por su contenido en antioxidante, vitaminas E, C, zinc, luteína, zeaxantina y ácido grasos omega 3, también tienen propiedades preventivas:

 

Tanto la luteína como la zeaxantina son pigmentos carotenoides que se localizan en la mácula, parte central de la retina con máxima densidad de foto receptores que nos permite tener una visión con alta definición. Estas sustancias hacen la función de antioxidantes oculares, evitando la formación de radicales libres que pueden dañar los tejidos oculares. Ambos se encuentran en alimentos de hojas verdes como las espinacas, los berros, el brócoli, la acelga y la col.

 

Los ácidos grasos omega 3 son las denominadas grasas buenas o beneficiosas para controlar la inflamación de la mácula y prevenir su degeneración, así como para tratar la sequedad ocular que ocurre en mujeres con trastornos hormonales causados en la post menopausia. El omega 3 se encuentra en pescados como el salmón, la sardina, el atún y la trucha.

 

La vitamina C es el antioxidante por excelencia, por lo que su consumo en conjunto con el resto de antioxidantes como la luteína y la zeaxantina ayuda a disminuir el daño por oxidación en la mácula. Entre los alimentos que contienen vitamina C, se encuentran los cítricos, las fresas, la guayaba, el brócoli y los pimientos.

 

La vitamina E, otro importante antioxidante que previene el deterioro de la células del daño por radicales libres. Alimentos como las almendras, el germen de trigo y las semillas de girasol, son fuente de esta vitamina.

 

El Zinc, nutriente inorgánico esencial para la absorción, transporte y utilización de la vitamina A. Se ha asociado la ceguera nocturna o incapacidad de adaptación a la oscuridad con la falta de este nutriente, debido a la deficiencia de vitamina A. Las ostras, las semillas de calabaza (pepitas), los cacahuetes, el ajo, los frijoles y las lentejas son alimentos con alto contenido en zinc.

 

Antioxidante como el Selenio, presente en las nueces, ostras y pescado; los Flavonoides, en el chocolate; y las Antocianinas presentes en las moras, fresas, frambuesas y cerezas; se han relacionado con un menor riesgo de problemas oculares.

 

Hay que hacer hincapié en señalar que también hay enfermedades asociadas a la nutrición, como la diabetes o la hipertensión, que pueden producir afectación en la fisiología de las estructuras oculares.

 

En definitiva, una correcta y variada alimentación, junto con una correcta hidratación y una reducción de los hábitos tóxicos (bebidas alcohólicas, tabaco…) es esencial para contribuir a la prevención y mantenimiento de nuestra salud visual. Como profesionales especialistas en el cuidado de la visión, aconsejamos acudir a una revisión anual a partir de los 45 años, con el objetivo de prevenir, y de ser necesario tratar, lo antes posible las patologías oftálmicas más frecuentes para que tengan la menor repercusión.

 

image003

 

Datos:

Aproximadamente 39 millones de personas en el mundo son ciegas y 246 millones sufren una alguna discapacidad visual moderada o severa.

 

El 90% de las personas ciegas viven en países de bajos ingresos.

 

El 80% de las causas de ceguera o discapacidad visual son tratables o prevenibles.

 

Las estrategias para la prevención de la ceguera y los recursos para la restauración de la visión se encuentran entre las intervenciones más costo-efectivas de la atención sanitaria.

 

Alrededor del 65% de todas las personas con alguna discapacidad visual son mayores de 50 años.

 

Debido al aumento del envejecimiento poblacional en los países desarrollados, cada vez más gente está en riesgo de sufrir alguna deficiencia visual relacionada con la edad.

 

Fuente: TopDoctors

 

Más del 38,1% de los mayores de 60 años lleva implantes dentales

Salud y Bienestar - Salud y Bienestar

implantew

 

 

Según el II Estudio Sanitas de Salud Bucodental, el 17,4% de los adultos y hasta un 38,1% de los mayores de 60 años lleva implantes dentales. Y es que la pérdida de piezas dentales es un hecho habitual, tanto la edad como los traumatismos e incluso la herencia genética son factores que hacen necesario el recurrir a las prótesis o a los implantes.

 

A la hora de decidir si se harán o no este tratamiento y el lugar donde lo llevarán a cabo, los adultos se dejan guiar por la reputación o la profesionalidad del odontólogo en un 52,1% de los casos, seguido por la calidad de los implantes, para un 29,2%, y por el precio de los mismos, para un 10,4%. En el caso de los mayores de 60 años, el principal factor para la toma de esta decisión es la confianza con la clínica o el profesional (elegido por un 45,6%), seguido por la reputación o profesionalidad del dentista (27,2%), y la calidad de los implantes (12,6%).

 

La adaptación del tratamiento al cliente es fundamental para el éxito del mismo. “Los implantes son un tratamiento muy efectivo, ya que se tiene en cuenta la estructura ósea, la alergia a los diferentes materiales y otros elementos que puedan dañar al paciente o perjudicar la salud bucodental de este”, detalla Patricia Zubeldia, odontóloga de la Dirección Asistencial de Sanitas Dental.

 

En el mercado hay implantes de calidades muy diferentes. En nuestro país no existe una normativa rigurosa de control de calidad, por lo es posible encontrar clínicas dentales que utilicen implantes de dudosa o mala calidad, o incluso copias, por lo que estos pueden sufrir más complicaciones una vez colocados en boca. Es importante conocer la tasa de rechazo del modelo de implante o que este disponga de una garantía si se rompe o estropea.

 

Estos factores son fundamentales para el éxito del tratamiento, la técnica a la hora de colocar el implante y la calidad de este pueden marcar la diferencia entre tener problemas o no. Tan solo 29,2% de los adultos manifiestan haber tenido problemas con sus implantes, en la mayoría de los casos de forma excepcional. El principal motivo es la insuficiente masa ósea para una correcta implantación (8,3%), pero también se dan casos de daños en los nervios y tejidos (un 6,3%) y de infecciones de los implantes (4,2%). En el caso de los mayores de 60 años, manifiesta problemas excepcionales el 55,3% de los encuestados; la insuficiente masa ósea es también para ellos el principal motivo de rechazo (para un 26,2%), seguido por la infección (7,8%) y el rechazo del implante (también para el 7,8%).

 

Periimplantitis, un riesgo para una de cada cuatro personas

El uso de los implantes dentales ha supuesto uno de los cambios más importantes en la práctica odontológica, pero un inadecuado mantenimiento una vez colocados en boca puede provocar la aparición de infecciones como la periimplantitis”, según apuntaba la doctora María Ángeles Sánchez Garcés, de la Universidad de Barcelona, en el I Foro Sanitas de Odontología. Se estima que al menos una de cada cuatro personas con implantes dentales puede sufrir esta dolencia, según datos de Sociedad Española de Periodoncia e Implantes Dentales (SEPA), unas cifras que hacen necesario que los profesionales pongan el énfasis en su prevención.

 

Para evitar estos problemas con los implantes, es fundamental realizar revisiones odontológicas periódicas, pero también una incorrecta higiene por parte del paciente puede derivar en complicaciones. La presencia de microorganismos sobre la superficie de los implantes dentales puede dar lugar al desarrollo de enfermedades periimplantarias, como la mucositis periimplantaria y la periimplantitis. La continua presencia del biofilm oral sobre los implantes da lugar a estas lesiones inflamatorias, las cuales se producen en la mucosa que rodea un implante, que ocasionan sangrado, movilidad del implante, supuración y en casos concretos como en la periimplantitis, pérdida del hueso de soporte y por tanto pérdida del implante.

 

“Es por esto que la higiene y el mantenimiento de los implantes es fundamental para evitar este tipo de infecciones, para lo cual tienen que estar comprometidos tanto el paciente como el odontólogo en aspectos relativos a la prevención” concluye Patricia Zubeldia, odontóloga de la Dirección Asistencial de Sanitas Dental. “El cuidado diario de los implantes es esencial, para lo que hay que cepillarse los dientes con pasta de dientes fluorada no abrasiva tras cada comida. Además, el cepillado se puede complementar con elementos de higiene bucodental, como los cepillos interproximales o los irrigadores”, concluye Zubeldia.

 

El 83,3% de los adultos y el 94,2% de los mayores están bastante o muy satisfechos tras haberse sometido al tratamiento, tal y como muestra la segunda edición del Estudio Sanitas de Salud Bucodental. Según los datos de los centros propios Milenium Dental, un 48% de los implantes colocados desde enero de 2016 se ha realizado en hombres y un 52% en mujeres. El número de implantes por paciente es de 2,13 y la edad media de los pacientes de 52 años.

 
Más artículos...

bannerdirecciondiariodelari