cabecera1cabecera2cabecera3

Salud y Bienestar

Personas con enfermedad mental y con trastornos depresivos, víctimas del “ataque de calor”

Salud y Bienestar - Salud y Bienestar

calor

 

 

Leemos y escuchamos que con el aumento de las temperaturas los seres humanos y en ciertas horas y circunstancias estamos expuestos a padecer un golpe de calor. Es una terminología con la que se denomina a la dificultad orgánica para mantener el balance hídridico y la regulación de la temperatura. Este riesgo podría ser calificado como ataque de calor en el caso de las personas con enfermedad mental o personas con trastornos depresivos. Según explica la psicóloga de Clínicas Origen, Pilar Conde, el calor extremo es percibido por el cuerpo como una amenaza y aumenta los niveles de estrés, circunstancia que en estos individuos puede suponer situaciones críticas y de riesgo.

La asfixiante sensación térmica, si además viene irrumpiendo sin periodo de transición –las estaciones como antes las concebíamos parecen estar difuminándose – provoca insomnio, circunstancia muy agravante en el caso de las personas con problemas de salud mental. La irritabilidad padecida durante el día continúa durante la noche y la falta de descanso conlleva a un círculo vicioso que es necesario atajar.

 

Desde Clínicas Origen se advierte que las personas más proclives a tener episodios problemáticos en los periodos de más calor son quienes presenten sintomatología maniaca o eufórica, así como quienes tengan adicciones o trastorno mental grave.

 

Para las personas que cuiden o convivan con estos enfermos, la psicóloga ha elaborado una serie de consejos que pueden ser útiles para mejorar su bienestar:

 

1-      En el caso de que presente sintomatología grave y se perciban alteraciones importantes de la conducta se aconseja acudir al psiquiatra por si éste considera reajuste farmacológico.

 

2-      Planificar en casa o en lugares acondicionados actividades agradables para la persona.

 

3-      Tratar los temas importantes al principio o al final del día

 

4-      Evitar las salidas en momentos calurosos.

 

5-      Descansar en las horas de calor intenso.

 

6-      Hidratarse bien.

 

7-      Recurrir a las duchas con cierta frecuencia.

 

8-      Mantener el hogar climatizado de la manera que se pueda.

Por otro lado, desde Origen recuerdan que también las personas con depresión o estado de ánimo bajo sufren con los cambios de rutina, con el insomnio y con ciertos problemas de autoestima asociados a los dinámica estacionales. Por ejemplo, aclara la experta, hay quien ve aumentar su grado de malestar por tener que exponer constantemente su cuerpo, con el que no encuentra satisfecho. Otras personas no disponen de recursos para salir de vacaciones. Influye también la ausencia de una red social, de amigos, con los que disfrutar estos días de vacaciones.

 

En estos casos, se recomienda igualmente la nula exposición en las horas máximas de calor y la búsqueda de apoyo familiar y social.

 

¿Viajar es bueno para la salud?

Salud y Bienestar - Salud y Bienestar

viajar

Viajar por diferentes lugares de todo el mundo puede hacer que cambie tu punto de vista hacia la vida. El poder descubrir nuevas culturas, diferentes formas de vivir u otros tipos de indumentaria, entre muchas cosas más, hace que cambie tu forma de ver las cosas. Ésta es una de las razones por las que un viaje es tan satisfactorio.

Las aventuras que se pueden vivir en un viaje, son experiencias que perdurarán en tu recuerdo. Es tan placentero el simple hecho de visitar un lugar en el que nunca habías estado antes que lo recordarás para toda la vida. Entonces, la respuesta a la pregunta de si un viaje es bueno para la salud, es sí.

Viajar mejora mucho el estado de ánimo para una persona. Hoy en día la sociedad está sometida a un estrés diario que desgasta a la persona con el paso del tiempo. Por eso, hay que permitirse unos días para desconectar de todo y solo pensar en disfrutar.

No importa el destino elegido, puedes coger un coche de alquiler en Ibiza y recorrer todas las playas paradisíacas de la isla, o viajar hasta Asia. Da igual si escoges un destino más cercano u otro que esté al otro lado de la tierra, lo importante es viajar y dedicar unos días a conocer nuevos lugares, así como conocer gente que tiene otra forma de vivir. Lo mejor de un viaje es que centras tu mente sólo en descubrir y en disfrutar.

¿Quién no es feliz cuando se está de vacaciones? Esos días libres para hacer lo que quiera una persona, hace que aumente su bienestar. Mejor aún si lo hace en otro lugar, ya que se vuelve como nuevo a casa porque ha podido desconectar completamente de la rutina.

Por último, al volver como nuevo después de un viaje, se manejan mejor las emociones negativas, así como el estrés o los problemas que van surgiendo.

 

Prevenir accidentes dentro y fuera del hogar con los bebés

Salud y Bienestar - Salud y Bienestar

beb

 

 

Es indispensable que se incrementen las acciones preventivo-educativas ya que los accidentes no son tan inevitables ni son tan accidentales.

 

La única forma de prevenirlos es saber cuándo pueden ocurrir, y actuar en este sentido, por lo que la PREVENCIÓN de los accidentes y lesiones debe de estar enfocada en los ámbitos donde se producen los mismos.

 

Prevención de Accidentes en el HOGAR

 

- Las caídas y golpes: las medidas preventivas para evitarlos comienzan desde el primer mes de vida, ya que los niños empiezan a darse la vuelta desde muy pequeños, por lo que no se les debe dejar solos en ninguna superficie en la que pueda rodar y. caerse. El bebé pasa mucha horas durmiendo y por eso la cuna es el primer elemento a revisar (altura, separación de barrotes, colchón). A partir del año las habitaciones más peligrosas son por este orden: cocina, cuarto de baño, sala de estar y dormitorios. Si la casa tiene escaleras hay que poner especial atención (puerta de seguridad). También es conveniente instalar rejas en las ventanas, que se puedan abrir por un adulto en caso de incendio, y aumentar la altura de la baranda de balcones y terrazas,..

 

- Quemaduras: Se pueden evitar regulando la temperatura del agua, protegiendo estufas y radiadores, evitando la entrada a la cocina ya que esta es una habitación especialmente peligrosa (fuegos, mangos de sartenes, líquidos calientes, planchas...)

 

- Ahogamiento: Nunca debe dejarse al niño solo en la bañera ni con cualquier recipiente con agua. Los niños en cualquier tipo de piscina tienen que bañarse con supervisión de un adulto responsable. Todas las piscinas públicas y privadas deberían tener una valla alta rodeándolas totalmente, con una cerradura de seguridad que impida el acceso a todos los niños cuando no haya un adulto vigilando.

 

- Envenenamientos (medicamentos, productos de limpieza etc...) Los medicamentos siempre deben colocarse en alto y en un armario cerrado con cerradura de seguridad. Las bebidas alcohólicas deben de guardarse en armarios con llave, en lugares inaccesibles para los niños. Los productos de limpieza y sustancias químicas se deben guardar en sus envases originales, a ser posible con tapón de seguridad, no se deben poner nunca en botellas de agua o de otras bebidas pues se pueden confundir y producir un envenenamiento.

 

Estos productos, incluidos los detergentes de lavadoras y lavavajillas, así como los de jardinería o los de cosmética, deben estar en armarios con cerradura de seguridad.

 

- Asfixia, atragantamiento y estrangulamiento: Evitar bolsas de plástico al alcance de los niños, es conveniente anudarlas antes de tirarlas. No dejar al alcance de los niños objetos de pequeño tamaño (juguetes, monedas, pilas de botón…). No deben ingerir frutos secos los niños menores de 5 o 6 años. -

 

Prevención de Accidentes fuera del HOGAR:

 

A partir de los dos años se empiezan a producir los accidentes fuera del hogar, pero es en la edad escolar cuando se producen la mayor parte de los mismos. Una de las misiones más importantes de los padres es ir dándole a su hijo una autonomía progresiva y a la vez una responsabilidad cada vez mayor. Para ello se debe intervenir en: - Educación vial: Se le debe explicar al niño el daño que pueden producir los coches y de-más vehículos, y que por lo tanto nunca debe cruzar una calle sin ir agarrado de la mano de una persona adulta hasta que él sea mayor. Se le debe enseñar los diferentes símbolos y colores de los semáforos. Dentro del vehículo hay que exigir al niño que lleve el dispositivo de retención específico para su edad y explicarle su utilidad. Desde pequeños deben aprender que en una moto el casco es la línea que separa la vida de la muerte, por si en el futuro montaran en ese tipo de vehículo. Cuando monten en bicicleta deben usar siempre casco, pues es la mejor forma de que una caída menor no se convierta en una lesión cerebral importante. Bajo ningún concepto puede un niño ir en los asientos delanteros o en brazos de un adulto. El niño no puede ir suelto en el coche y siempre deberá utilizar las sillitas o dispositivos de retención homologados y adaptados a cada uno. - Parques y lugares de esparcimiento: Las diferentes atracciones del parque de juegos deben estar en buen estado, sin bordes cortantes, oxidados...Hay que enseñar al niños a utilizar y comportarse en cada una de ellas (columpios, toboganes.....) .

 

- Piscina y playa: debido a la rapidez con la que un niño puede ahogarse, no hay que perderles de vista en ningún momento, los manguitos y flotadores no sustituyen la vigilancia de un adulto. A los niños que sepan nadar hay que advertirles de que es preciso conocer la profundidad del lugar donde se bañan para evitar accidentes al chocar contra el fondo, ya que pueden ocasionarles lesiones en la columna y quedar tetrapléjico o parapléjico (¡cuidado con las zambullidas!).

 

- Colegios y guarderías: deben de cumplir todos los requisitos de seguridad en cada una de las dependencias. - Deportes: Son frecuentes las lesiones deportivas de los escolares por choques, caídas, torceduras.....Los escolares de menos de 10 años se suelen lesionar jugando entre sí o montando en bicicleta, monopatín..., pero los mayores de esta edad se accidentan normalmente jugando a deportes organizados.

 

Fuente: Ministerio de Sanidad

 

El 85% de los trastornos del comportamiento alimentario aparecen entre los 14 y 18 años

Salud y Bienestar - Salud y Bienestar

anorexia

 

La anorexia nerviosa y la bulimia nerviosa son trastornos alimentarios que se caracterizan por alteraciones en la alimentación relacionadas con la distorsión de la imagen corporal. Se asocian con una sobrevaloración de la forma corporal y el peso.

 

La anorexia nerviosa se caracteriza por la negativa a mantener un peso mínimo normal que conduce a una malnutrición progresiva. Se puede dividir en dos subtipos:

 

             Restrictivo (asociado o no al ejercicio compulsivo): para perder peso restringen de forma muy importante la ingesta de alimentos;

             Purgativo: presenta periodos de ingesta incontrolada, que son compensados por el vómito autoinducido, laxantes o diuréticos.

 

La doctora Mª Angustias Salmerón, colaboradora de la SEPEAP, hace un perfil de estos pacientes: “Suelen ser mujeres, adolescentes, delgadas, con excesiva preocupación por su imagen corporal y la comida”. Los rasgos de personalidad más frecuentes son:

 

1)            muy perfeccionistas y con gran nivel de autoexigencia;

2)            negación del hambre;

3)            inmadurez afectiva y en las relaciones de pareja;

4)            fuerte dependencia de su entorno; y

5)            aislamiento social.

 

La bulimia nerviosa y el Trastorno de Atracones se caracterizan por episodios frecuentes de ingesta excesiva de comida en un corto periodo de tiempo, en el caso de la Bulimia, se siguen de conductas compensatorias (como las purgas) para contrarrestar el aporte calórico extra. En el Trastorno de Atracones, como no hay conductas compensatorias de forma regular, normalmente tienen sobrepeso u obesidad.

 

El perfil del paciente con bulimia nerviosa es una mujer, adolescente, con peso normal o sobrepeso y con baja autoestima. Tienen una preocupación excesiva por la alimentación, suelen tener ciclos de dietas extremas y ayuno a lo largo de su vida. No suelen comer en público y suelen hacer una actividad física irregular, al igual que la alimentación “en atracones”.

 

Características de los pacientes que sufren estas enfermedades:

 

             Se estima prevalencia real de los trastornos del comportamiento alimentarios en un 2,2-3,6% en la Anorexia y en un 1,3-2,0% en la Bulimia.

             Sexo: la relación hombre/mujer para los trastornos del comportamiento alimentarios es de 1/10.

             Edad de inicio: el 85% de los casos aparece entre los 14 y los 18 años, aunque puede iniciarse a cualquier edad. En los últimos años, la edad de inicio está disminuyendo progresivamente.

             Profesión: las deportistas de alto rendimiento, bailarinas profesionales y modelos son de alto riesgo para desarrollar estos trastornos.

             Determinadas enfermedades que afectan a la imagen corporal (diabetes, fibrosis quística, obesidad, etc.) y algunos trastornos mentales (trastornos de ansiedad y depresión) predisponen a los trastornos del comportamiento alimentarios.

 

El tiempo medio de evolución de la enfermedad es de 4 años, cursando de forma episódica con gran influencia en las recaídas de los acontecimientos vitales estresantes. La bulimia nerviosa tiene un mejor pronóstico.

 

El pronóstico es variable, la enfermedad puede durar mucho tiempo, con una evolución episódica y fluctuante asociada a los eventos estresantes de la vida. De forma general, la mitad de los pacientes con trastornos alimentarios evolucionan favorablemente y de la otra mitad, el 30% sigue presentando algún síntoma y el 20% restante tiene mala evolución.

 

Concretamente, entre un 25% y un 50% de los pacientes con bulimia nerviosa que son capaces de participar en el tratamiento se curan; la anorexia nerviosa tiene peor pronóstico, sobre todo, si se asocia a conductas autolesivas. La mortalidad de la anorexia nerviosa está entre un 2% y un 8%, de forma que sería la enfermedad psiquiátrica más letal.

 

Los trastornos del comportamiento alimentario tienen una alta probabilidad de recuperación en los primeros 10 años del inicio de la enfermedad, en la anorexia nerviosa la posibilidad de recuperación disminuye al aumentar el tiempo de evolución de la enfermedad, siendo un factor de mal pronóstico la anorexia nerviosa prolongada.

 

Los factores conocidos que predicen un peor pronóstico son:

 

1)            las conductas purgativas;

2)            la falta de respuesta al tratamiento en enfermedades de larga evolución;

3)            peso mínimo alcanzado muy bajo;

4)            trastorno obsesivo compulsivo;

5)            relación familiar patológica;

6)            comorbilidad; y

7)            visitar páginas web que fomentan estas conductas y llamadas “pro-ana” ó “pro-mía”.

 

La doctora Salmerón recalca “La prevención es la labor fundamental del pediatra, se debe de sospechar ante una conducta anómala y se debe de incluir en las revisiones periódicas de salud. Para la detección precoz, es esencial que los profesionales sanitarios realicen preguntas para descartar Trastorno de Conductas Alimentarias en la consulta, especialmente en las revisiones periódicas de salud del niño y adolescente”.

 

Se trata de una información de la Sociedad Española de Pediatría Extrahospitalaria de Atención Primaria (SEPEAP)

 

Ante la alergia primaveral se recomienda una mayor hidratación de los ojos

Salud y Bienestar - Salud y Bienestar

ohjos

 

Con la llegada de la primavera y el periodo de floración, las personas alérgicas al polen comienzan a sufrir los primeros síntomas, y entre ellos, la conjuntivitis alérgica. Según los datos del Colegio de Ópticos-Optometristas de Castilla y León (COOCYL), el 25% de la población padece esta patología en esta época del año, y cada vez afecta a más personas. De hecho, se estima que en 20 años, la mitad de la población occidental, tendrá problemas de alergias.

 

La Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC) señalaba hace unos días que esta primavera será menos intensa que la de 2016 en relación a los efectos que sufrirán las personas alérgicas. Entre los síntomas oculares más frecuentes están la sensación de objetos extraños en los ojos, el enrojecimiento del área blanca del ojo, la inflamación de la conjuntiva, la inflamación en los párpados o un lagrimeo excesivo.

 

Desde el COOCYL recuerdan que cuando una persona alérgica entra en contacto sobre todo con el polen, el sistema inmunitario reacciona como si fuera un invasor, creando anticuerpos contra el alérgeno para protegerse de esa supuesta amenaza, y esto provoca la liberación de sustancias químicas que son las que desencadenan los síntomas de la alergia. Como señala la secretaria general del Colegio de Ópticos-Optometristas de Castilla y León, Ana Belén Cisneros, estas molestias son debidas en gran parte a la inflamación de la conjuntiva, “la mucosa que cubre el ojo y el interior de los párpados”.

 

Al respecto de esta situación, los ópticos-optometristas juegan un papel destacado en el asesoramiento de los cuidados que deben de tener en cuenta los alérgicos. Por ejemplo, se recomienda la limpieza del ojo con lágrimas artificiales que no precisan prescripción médica y se pueden utilizar “a demanda”. Como subrayan desde COOCYL, refrescan, lubrican y ayudan a eliminar alérgenos. Asimismo, prevenir el contacto de los ojos con el aire con el uso de gafas de sol.

 

Los usuarios de lentes de contacto

 

Y para los usuarios de lentes de contacto, Ana Belén Cisneros insiste en que se debe limitar las horas de su uso y combinarlas con las gafas en los días de más concentración de polen. “Si aún así, queremos usarlas, es mejor que sean desechables diarias, de un solo uso, para evitar llevarnos el alérgeno al ojo y mantener la higiene”, detalla la secretaria general de COOCYL. Y ante cualquier molestia, retirar las lentes de contacto. Por otro lado, los fármacos (antihistamínicos orales o colirios), pueden alterar el usoDecálogo para evitar la incomodidad ocular

 

1.   Si usas lentes de contacto, limita su uso cuando tengas conjuntivitis para no agravar la irritación ocular. También puedes optar por utilizarlas solo por la tarde, cuando descienden los niveles de polen en la atmósfera u optar por lentes diarias para garantizar la comodidad.

 

2.   Procura no salir a pasear por el campo o por parques, donde suele haber una mayor concentración de polen.

 

3.   Cuando viajes en coche, mantén subidas las ventanillas.

 

4.   Utiliza gafas de sol para protegerte de los alérgenos.

 

5.   Evita exponerte a ambientes con polvo, animales domésticos o agentes irritantes que agraven los síntomas.

 

6.   En casa, evita la acumulación de polen cerrando las ventanas y manteniendo las superficies limpias con una bayeta húmeda.

 

7.   Utiliza humidificadores y aparatos de aire acondicionado que dispongan de filtros específicos para el polen.

 

8.   Extrema la higiene diaria, y al regresar a casa, dúchate y cámbiate de ropa, ya que el polen se puede depositar en el pelo y las prendas.

 

9.   Lávate las manos a menudo.

 

10.     Evita frotarte los ojos. confortable de las lentillas, por lo que es adecuado consultar al óptico-optometrista.

 
Más artículos...

bannerdirecciondiariodelari